Beneficios de los campamentos para los padres son también muchos, por eso en el día hoy nos vamos a centrar en esta temática. Si has ido alguna vez a un campamento de verano, seguro que viviste una experiencia imborrable y recuerdas muchos de los grandes momentos. El campamento es una experiencia diferente a el resto, ya que implica salir de casa y convivir con nuevas personas en un periodo de vacaciones, libre de los deberes diarios.

No hay duda de que tenemos más temor que ellos, pero recuerda que ellos se van felices, mientras nosotros nos quedamos con el temor de si van a estar bien. Es lógico que si habláis por teléfono lloren o bien se pongan nostálgicos. Un consejo si bien a absolutamente nadie nos agrada hacerlo, es no llamar demasiado. Por el bien de ellos y por nosotros mismos. Un campamento no es una prisión ni la guerra, los pequeños estarán bien. Y si no fuese de este modo, los monitores nos lo harían saber. Aprovechemos esos días para estar en pareja o por ejemplo, hacer algún viaje corto solos.

Ya antes de apuntarles a un campamento, muchos papás y mamás dan un paso atrás. Ciertos aducen que su hijo/a es tímido, otros que no les cuidarán como ellos y otros piensan que su hijo/a no está listo para estar fuera de casa. Muchos progenitores desconfían y temen que ocurra algún accidente, o bien vacilan sobre si su hijo/a va estar en un sitio seguro. Veamos los muchos beneficios que tienen los campamentos de verano para papás y mamás:

Beneficios de los campamentos para los padres durante las vacaciones

Progresar en la sobreprotección y en la “hijitis”

Confiar a los hijos o hijas a otras personas requiere una dosis de confianza y calma que hay que practicar, de manera especial las primeras veces. De igual manera que existe la dependencia de los hijos, asimismo existe la de las mamás y papás. La experiencia nos demuestra que en muchas ocasiones los progenitores están más preocupados/as que los propios niños/as. Estos juegan y están ocupados haciendo cosas todo el día y si bien pueden llorar alguna vez al hablar por teléfono, están bien. En caso contrario, ya se habrían puesto los responsables en contacto. No olvidemos que están de campamento de verano.

Un tiempo para la pareja

¿Hace cuánto no disfrutáis de unas vacaciones en pareja? Tener vacaciones supone un respiro en el cada día y permite tener tiempo para hacer muchas cosas que seguro que hace un buen tiempo que no se hacéis, otro de los beneficios de los campamentos para los padres.

Conciliación laboral y familiar

Otro de los beneficios de los campamentos para los padres que trabajan. Ya sabéis que el cuento de la conciliación no es muy real, y si bien los pequeños están de vacaciones, los progenitores continúan trabajando. Algunos de vosotros tal vez contéis con abuelos, tíos, amigos, guarderías, sin embargo, algunas familias también no tiene esa opción, y estos campamentos son una ayuda más para poder llegar a la conciliación laboral.

Días libres para los padres

Los campamentos infantiles asimismo dejan que los padres puedan estar solos por unos días, libres de las incontables obligaciones diarias con los hijos e hijas. Estar unos días ambos distanciados, puede ser muy positivo para la relación. Los pequeños van a aprender a dar más valor a lo que tienen (en todos los sentidos) y los progenitores van a descansar y renovar sus energías.

De igual manera, os ayudará a comprender que vuestros hijas/os deben aprender por sí solos, vais a tener nuevas historias que contar tras unos días sin ver a sus padres, valoraréis más los instantes en familia tras un tiempo sin disfrutar de ellos. Y lo mejor de todo, ver que tu hijo/a madura, se relaciona y se maneja en otros ambientes.

Temores de los padres antes del campamento de verano

Los progenitores, sobre todo los primerizos, tendemos a tener un temor lógico cuando estamos pensando si mandarle a su primer campamento. Temor a que lloren, a que les pase algo, a que se pierdan.. Por esta razón, es recomendable que ya antes de sacar conclusiones, se asista a las asambleas informativas sobre el campamento. En estos encuentros, los progenitores van a poder conocer los contenidos de las actividades, de qué forma es el sitio, las medidas de seguridad, la asistencia médica, la higiene, los recursos empleados, los talleres, las excursiones que van a efectuar, así como los detalles sobre la nutrición, la comunicación con los progenitores y los costes. Es conveniente, a fin de que se queden más tranquilos, que los progenitores visiten las instalaciones y conozcan a quienes van a cuidar de su hijo.

Es conveniente cerciorarse de que cumplan con las normativas y estén en vigor, que tengan los permisos precisos, titulaciones obligatorias, seguros, plan de evacuación, etc. Informaros de qué forma marcha el sistema de comidas/comedor, especialmente si tenéis pequeños con alergias, y el de botiquín, y si el personal está cualificado.

Por otro lado, es esencial que el pequeño vaya por voluntad propia, jamás obligado. Una gran idea a fin de que le vaya agradando, es hacerle participante de la elección del campamento, la duración etc. Motívalos, que lo vean como una experiencia, no como un castigo.

Una vez identificados los beneficios de los campamentos para los padres:

  • Escoge el campamento conforme la edad de tus hijos. A los ocho-nueve años es cuando se acostumbra a comenzar a llevar a los pequeños a campamentos, aunque también existen colonias para pequeños de desde cuatro años. Para progenitores que trabajan en verano y precisan conciliar de alguna forma, son una buena opción. Cuando sea la primera vez que un pequeño asiste, es conveniente tenerlos solo una semana. Prosigue la regla de “ a menos edad, menos duración”.
  • Notifica siempre sobre las alergias de tus hijos/as.
  • Prepara un conjunto para cada día, y además dos de repuesto “por si acaso”. Que los conjuntos incluyan tanto ropa para buen tiempo para mal tiempo. Podría llover o bien refrescar.
  • La ropa mejor si es cómoda y resistente. Camisetas y tejanos son la opción mejor. Deja en casa la ropa de vestir, bien difícil de poner, con muchos nudos o botones por ejemplo.
  • Un truco útil es meter cada cambio completo (ropa interior + pantalón + camiseta) en una bolsa zip. De este modo el pequeño solo deberá abrir uno por día y no va a perder tiempo organizando y escogiendo su ropa.
  • Haz una lista de todo cuanto va a precisar y marca sus cosas.

En la mayor parte de campamentos de verano te solicitarán que todo vaya etiquetado. Las etiquetas adhesivas son realmente útiles especialmente para los niñas y niñas con alergias. Puedes utilizarlas en su fiambrera, termo, utensilios de comer, a fin de que en todo instante tanto el pequeño como el personal, sea siendo consciente de su alergia. El proceso de personalización es tan simple que se hace en dos minutos. Las etiquetas para la ropa se ponen con la plancha en todo tipo de tejido en doce segundos. No se despega, ni se estropea con lavados, calor, secadora o microondas.

En definitiva, lo más esencial es que si tu hijo se lo pasa bien en el campamento, de la misma manera lo vas a disfrutar tú como ya hemos visto que aporta numerosos beneficios de los campamentos para los padres también.

Espero que la información ofrecida en este artículo sobre los beneficios de los campamentos para los padres que envían a sus hijos/as a un campamento de verano te haya sido de utilidad y haya aclarado posibles dudas.

Si te ha gustado ¡Haz clic en Me Gusta!

 

Deja una Respuesta

*