Algunos médicos indicaron cuáles son las enfermedades en los campamentos que se producen con más frecuencia, así como los síntomas para reconocerlos, el tratamiento habitual y unos consejos para evitarlas.

Las enfermedades más comunes del verano

En verano, se prescriben más casos de infección por hongos, porque se dan las condiciones ideales para su aparición: un aumento de la temperatura y la humedad, junto con una mayor actividad física.

Un 8% de las personas que acuden a piscinas contrae la forma más común de infección de hongos, el pie de atleta. Los análisis sobre este tipo de infección confirman que existe una mayor prevalencia en adultos (en torno al 8,5%) que en niños (3%).

Las infecciones más comunes del verano en niños son la gastroenteritis y diarreas, las infecciones respiratorias y la micosis superficiales.

Los síntomas de los hongos en los pies se pueden reconocer visualmente al comprar ciertas áreas enrojecidas pruriginosas, con vesículas. También con pigmentación o despigmentación de las uñas. Otro modo de presentarse es a través del engrosamiento ungueal. Y por último, otro de los síntomas de tener hongos son las lesiones descamativas inflamatorias entre los dedos de los pies.

Para combatir esta infección se recomiendan tratamientos con antifúngicos bebibles en general acompañados con tratamientos locales. Si la extensión es pequeña se puede realizar un tratamiento tópico.

Para evitar estas infecciones, si se hace deporte, se recomienda practicarlo sin calzado y calcetines porque retienen la humedad. Prendas que favorezcan la transpiración.  Mantener siempre los pies lo más secos posibles. Otra manera de evitar los hongos es mantener los pies sanos sin heridas en las uñas y evitar caminar descalzo por áreas comunes de piscinas, gimnasios, aseos, etc.

Por otra parte, en cuanto a la infección vaginal por hongos se debe en general por hongos del género Candida. Lo que se conoce como candidiasis vaginal. En general cursa con la descarga vaginal de un exudado blanquecino, tipo queso, con molestias más o menos al mantener relaciones sexuales y prurito.

Cuando esta infección afecta a una niña se recomienda nunca esperar, siempre acudir a su médico

El tratamiento recomendado empieza por eliminar los factores predisponentes más un tratamiento vaginal tópico con óvulos vaginales de antifúngicos. Si el proceso es más complicado con episodios recidivantes, se puede utilizar un tratamiento corto de antifúngico por vía oral.

La infección orinal suele aparecer con escozor al orinar (disuria) y polaquiuria (micciones frecuentes con poca cantidad de orina cada vez con mucha urgencia miccional). Estos son los síntomas de una infección del tracto urinario no complicada o cistitis. Cuando se sufre de fiebre y malestar general, el proceso es más grave y puede resultar en una infección urinaria más alta que afecte a los riñones (pielonefritis).

En niños muy pequeños puede ser una manifestación de una malformación o un reflujo. Conviene descartar anomalías. En general, las ITUs no complicadas son de origen ascendente, es decir, las bacterias intestinales colonizan la zona perianal y a través de la piel migran hasta la vulva, ascienden por el meato uretral y llegan a la vejiga. Se recomienda mantener una buena higiene de toda la zona urogenital.

Las otitis medias agudas en niños se recoce, porque provoca dolor que puede ser intenso o moderado, y en el niño a veces se manifiestan como intranquilidad o dolor a la palpación del trago.

La otitis se previene evitando las infecciones respiratorias de vías altas, catarros, faringitis, etc muchas veces se producen por infecciones víricas o bacterianas y suelen aparecer secundarias a una infección catarral de vías altas.

Las enfermedades en los campamentos suelen ser los golpes de calor, picaduras de insectos, quemaduras solares o alteraciones del sueño, son algunos de los efectos negativos más habituales en esta estación del año

Para evitar la deshidratación es recomendable beber agua de manera continuada es fundamental en esta época del año

La hidratación es esencial para el buen funcionamiento del organismo y en verano más que nunca se convierte en una práctica fundamental. La deshidratación se produce cuando la salida de agua y de sales es superior a la entrada de éstas en nuestro cuerpo. Esto puede provocar golpes de calor, vómitos e incluso fiebre. Algunos de los síntomas son los siguientes: sed, no orinar mucho, dolor de cabeza, piel y boca seca o latidos cardíacos más rápidos de lo habitual. La solución a este problema es muy simple: restituir los líquidos bebiendo agua o bebidas isotónicas. Pero siempre es mejor prevenir que curar y para evitar las deshidrataciones en verano, lo mejor es consumir líquidos de manera continuada para impedir que el sol y el calor jueguen una mala pasada.

Según la cantidad de líquido corporal que se haya perdido, la deshidratación puede ser leve, mesurada o grave. Ésta última puede ser mortal. En cualquiera de sus formas, la deshidratación es perjudicial para el organismo y por ese motivo hay que llevar a cabo las medidas preventivas para frenar su aparición.

Por otra parte se recomienda abrigarse por las noches, no camines descalzo, lávate las manos antes de comer, no te bañes si hace frío, ponte gorra si el sol calienta mucho, por las noches pijama largo, come bien, lávate los dientes. Frases que a todos nos han repetido nuestras madres antes de montar en el autobús que nos llevaría de campamento. Habitualmente dejamos de prestar atención y solo pensamos en pasarlo bien. Consejos de madre y padre que nos darán igual cuando somos pequeños y que repetiremos como una suerte de mantra al ser nosotros los progenitores. Porque no hay nada que preocupe más a un padre o una madre que su hijo o hija sufra de una enfermedad en el campamento de verano.

Los campamentos de verano son lugares donde los niños disfrutan de sus vacaciones, con juegos y actividades al aire libre. En general se lo pasan muy bien, pero nunca están libres de tener algún problema: una enfermedad, una lesión, una picadura o algún otro percance. Para evitar esos sustos, es necesario tomar una serie de medidas de prevención.

Deja una Respuesta

*