Enviarles a un campamento cuando el periodo estival se acerca es una de la alternativas más utilizadas por las madres y padres debido a la difícil conciliación laboral y familiar. Las vacaciones escolares traen muchas alegrías, pero de igual manera preocupaciones, ya que muchos padres no saben qué hacer con sus hijos durante ese tiempo. Cuando son más pequeños, los padres piden ayuda a familiares o contratan los servicios de profesionales, pero a medida que el niño/a se va haciendo mayor, la alternativa de enviarle a un campamento va cobrando relevancia, ya que se vuelven más exigentes y necesitan más actividades.

Cada año los niños y niñas asisten a campamentos de verano para vivir la experiencia de sus vidas. Si has estado en un campamento de verano cuando eras joven, conoces ya todos los beneficios que aporta. Ya sabes que experimentar la vida de campamento siendo niño tiene efectos muy positivos que pueden perdurar como adulto. Sin embargo, si en tu caso no fuiste a un campamento puede que aun no seas consciente de lo beneficioso que puede ser para tus hijos/as. Puede que no sepas porque tantos padres están decididos a enviarles a un campamento para niños. En este artículo, vamos a exponer las principales razones por las que enviarles a un campamento:

Razones para enviarles a un campamento

Les mantiene activos

Los niños participan en actividades físicas durante el día que favorecen el desarrollo de nuevas habilidades y maneras positivas de interactuar con otros. Estar activo es una parte esencial de una vida sana y la mejor manera de prevenir la obesidad infantil. La experiencia en sí les puede ayudar a encontrar una nueva afición o pasión en su vida que de otra manera no hubieran descubierto.

La gran mayoría de los niños y niñas hoy en día se pasan el tiempo dentro de casa y principalmente haciendo vida sedentaria, por lo que el campamento es una fantástica oportunidad de moverse, correr, saltar, nadar, hacer senderismo, trepar, etc. ¡ Un Campamento es acción!

Todas las actividades están enfocadas en su desarrollo

Todas las actividades que se plantean están diseñadas para generar retos emocionales e intelectuales que les ayuden en su desarrollo. El campamento es el sitio ideal para enfrentarse a nuevos retos y contratiempos que superar, que al mismo tiempo les suponga un estímulo para mejorar y conquistar sus propios miedos.

Generar más confianza en si mismos

El campamento ayuda a los niños y niñas a fortalecer su auto-estima, eliminando la competitividad académica a la que son sometidos en el aula de los colegios. Se les ofrece diversas maneras de tener éxito en las actividades para lograr sus propósitos y confiar más en si mismos, y generar el pensamiento que pueden conseguir todo lo que se propongan.

Desconectar del ritmo acelerado del día a día

Cuando un niño o niña se toma un respiro de estar horas delante del televisor, o abusando del uso del móvil e internet, puede volver a descubrir sus talentos y lado creativo en el mundo real, con personas reales, actividades reales y emociones reales. Se dan cuenta de repente que disponen de mucho más tiempo sin los dispositivos electrónicos que les genera tanta distracción. Esto les permitirá relajarse y disfrutar de la experiencia a un ritmo más apacible, donde podrán apreciar por ejemplo, el disfrute de una buena lectura o la naturaleza a su alrededor.

Adquirir nuevas habilidades para su vida

Los campistas participan en diversas actividades durante el día que les favorece el desarrollo de nuevas habilidades y maneras positivas de interactuar con otros. Se les facilita formación y los recursos necesarios para mejorar sus habilidades deportivas o de aventura y sus talentos artísticos y creativos. La gran variedad de actividades que se ofrecen hacen que les sea fácil descubrir y desarrollar aquello que les gusta hacer.

Desarrollar la responsabilidad e independencia

Enviarles a un campamento es una manera estupenda de que aprendan a hacer cosas por si mismos y tomar decisiones solos. Esta libertad de elección hace florecer un nuevo sentido de la responsabilidad y les permite entender quiénes son. Cuando los padres no están para recordarles cada cosa, como lavarse los dientes o cuidar su alimentación, se vuelve responsabilidad del niño/a tomar las decisiones oportunas para tener una vida saludable. Escuchar estos consejos por parte de otros adultos permitirá además que el mensaje les cale más.

Tener tiempo libre para jugar y reconectar con la naturaleza

En el campamento los pequeños están libres de las rutinas excesivamente estructurados y programadas del hogar y la escuela. La vida en el campamento les ofrece el tiempo libre que tanto necesitan para jugar. Nuevas experiencias al aire libre les enriquece al ampliar la percepción del mundo, les permite estar en contacto con la naturaleza y recuperar modos de vida más saludables.

Es un periodo en su vida para liberarse de las obligaciones y poder relajarse y reír jugando todo el día.

Potenciar la amistad y habilidades sociales

Incluso si tu hijo/a ya ha estado en campamentos anteriormente, puede resultar difícil cuando no conoce a ningún otro el primer día. Sin embargo, un buen programa hará que les sea fácil hacer nuevos amigos rápidamente.

La vida en campamento es igual a comunidad, donde todos deben ponerse de acuerdo para cooperar y respetarse mutuamente.

No hay nada como la convivencia en una habitación para crear vínculos de amistad fuertes, los cuales pueden ser incluso de por vida. No es raro que de un campamento surja el mejor amigo de su vida, lejos de las presiones sociales en el colegio, el campamento motiva a los niños a relajarse y hacer amigos fácilmente.

Aprender a trabajar en equipo

Cuando un niño o niña va a un campamento, no solo se basa en actividades, manualidades o arte, sino que ofrece valores centrados en el sentido de comunidad y potencia el compañerismo. El niño aprende a trabajar con otros y a llevarse bien con sus compañeros. Por ejemplo, aprenden a recoger juntos su habitación o cooperar en equipo a la hora de jugar o practicar un deporte.

Apreciar las pequeñas cosas de la vida

Después de unas semanas lejos del núcleo familiar, se apreciará mucho más lo que tienen en casa, el cariño incondicional de sus padres y las atenciones de las que disfrutan cada día.

Esperamos que estas razones, te hayan ayudado a valorar la importancia de enviarles a un campamento infantil para que tu hijo/a disfrute de las vacaciones de verano de una manera diferente. Pero te recomendamos que antes de enviarles a un campamento, hables con ellos/as para conocer sus preferencias y elegir el que más les agrade para que cumplan las expectativas de todos.

Espero que la información ofrecida en este artículo sobre por qué enviarles a un campamento de verano te haya sido de utilidad y haya aclarado posibles dudas.

Si te ha gustado ¡Haz clic en Me Gusta!

 

Deja una Respuesta

*